Visita pastoral del obispo auxiliar D. Ramón Valdívia

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 14.04.2024. DOMINGO 3 DE PASCUA. CICLO B.

¿POR QUÉ SURGEN DUDAS EN VUESTRO INTERIOR?

¿Dónde encontrar caminos de sabiduría?

En ti, Señor Jesús, en ti.

¿Cómo no tener miedo?

Contigo, Señor, contigo.

¿Cómo vivir sin ansiedades?

Junto a ti, Señor. Junto a ti.

¿Cómo salir de nuestras comodidades?

Enamorándonos de ti, Señor.

Enamorándonos de ti.

¿Cómo sembrar humanidad?

Estando en comunión contigo, Señor,

Estando en comunión contigo.

¿Cómo crecer espiritualmente?

Aligerándonos de lo que nos separa de ti, Señor,

aligerando nuestra vida.

¿Cómo amar más como tú amaste, Señor?

Mirándote para tener tu mirada, Señor.

Para tener tu mirada.

¿Cómo crecer en la fe en ti, Señor?

Vaciándonos de nuestras paparruchas, Señor.

Vaciándonos de nuestras insensateces.

¿Cómo ser seres de esperanza entusiasmada, Señor?

Entregándonos a tu amor, Señor.

Entregándonos a tu amor.

¿Cómo rezar más, Señor?

Silenciándonos en quietud, Señor.

Aquietándonos más y más.

¿Cómo perdonar entre tanta y tanta ofuscación, Señor?

Mirando como tú mirabas, Señor.

Mirando con misericordia.

¿Cómo fomentar la justicia, Señor?

Defendiendo a los más vulnerables.

Como tú lo hiciste, Señor,

como tú lo hiciste.

¿Cómo pacificar nuestros corazones, Señor?

Buscando la santidad momento a momento,

como tú lo hiciste, Señor,

como tú nos enseñaste.

Señor Jesús, el Resucitado:

infundes siglo tras siglo

el Espíritu Santo

en nosotros,

en la Iglesia,

en el mundo,

en el cosmos…

Señor Jesús,

¡Libéranos,

apóyanos,

acreciéntanos

en lo mejor de nuestra humanidad

para seguirte y proseguir

tu obra de humanización,

de liberación,

de santificación!

Aleluya.

Aleluya.

Aleluya.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

Visita del obispo auxiliar D. Ramón Valdívia. Encuentro con la Archicofradía del Corazón de María y Hermandad de la Misión

Visita del obispo auxiliar D. Ramón Valdívia. Encuentro con Cáritas Parroquial

Visita del obispo auxiliar D. Ramón Valdivia. Confirmaciones de jóvenes del Colegio Claret y del Colegio de la Doctrina Cristiana

Visita del obispo auxiliar D. Ramón Valdivia. En la misa parroquial de 12:30.

Visita del obispo auxiliar D. Ramón Valdivia. Barriada de Pedro Salvador.

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 07.04.2024. DOMINGO 2 DE PASCUA. CICLO B.

QUISERA SER UN ÁNGEL DE PAZ.

Señor Jesús, el Resucitado:
quisiera ser un ángel de paz
e irradiar paz, tu paz,
allá por donde pase.
Creo en Ti, Señor mío y Dios mío.
¡Cristo, paz del mundo,
envíanos Tu Espíritu de Paz!

Señor Jesús, el Resucitado,
quisiera ser un ángel de sabiduría
de tu sabiduría,
con mis palabras,
con mis obras,
con mi presencia.
Creo en Ti, Señor mío y Dios mío.
¡Cristo Jesús, sabiduría del cosmos,
envíanos Tu Espíritu de Sabiduría!

Señor Jesús, el Resucitado,
quisiera ser un ángel de fortaleza,
de tu fortaleza,
con mi trabajo,
con mis compañías,
con mis permanencias
en las dificultades en estos tiempos tan extraños.
Creo en Ti, fortaleza de los frágiles.
¡Cristo Jesús, fortaleza de los que saben sufrir,
envía Tu Espíritu de Fortaleza!

Señor Jesús, el Resucitado,
quisiera ser un ángel de silencio…
un silencio radicalmente compasivo,
un silencio radicalmente confiado,
un silencio radicalmente enraizado en la santidad,
en tu santidad, Cristo Jesús, Santo de los Santos
Creo en Ti, fascinante santidad en la vida
de los que se acercan a Ti.
¡Envíanos Tu Espíritu de Silencio Santo!

Señor Jesús, el Resucitado,
quisiera ser un ángel de justicia,
de tu justicia,
de la justicia del Reino
de la justicia que sana los corazones,
que consuela a los tristes.
que ayuda a quien lo necesita.
Creo en Ti, el justo entre los justos.
¡Envíanos Tu Espíritu de Justicia!

Amén.

Aleluya.
Aleluya.
Aleluya.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 31.03.2024. DOMINGO DE RESURRECIÓN. CICLO B.

O VIVOS O RESUCITADOS.

Señor Jesús, el resucitado,
presente en todo vértigo humano,
presente en todo anonadamiento humano,
presente en todo abismo humano.
La mala muerte de tu mala muerte es penúltima.
Porque penúltima es cualquier experiencia de deshumanización
en lo abyecto de la historia de la humanidad.

Señor Jesús, el resucitado,
misterio último de las entrañas
de todos y cada uno de los seres humanos:
ante ti,
por ti,
en ti:
o vivos o resucitados.

Señor Jesús, el resucitado,
asombro de vitalidad,
asombro de cuidado,
asombro de amor
que impele las fuerzas inagotables
de la materia,
de la vida,
de la historia.

Señor Jesús, el resucitado,
susurro de santa sabiduría:
ante ti,
por ti,
en ti:
o vivos o resucitados.

Señor Jesús, el resucitado.
quiebras definitivamente
los goznes de los ególatras,
las falsedades de los soberbios,
las idolatrías de los poderosos de la historia.
No hay oración de corazón humilde que no escuches.
No hay adoración con pureza de intención a la que no te vincules.
No hay sufrimiento humano que no acojas,
y, en su momento,
en su tiempo,
a tu manera,
lo sanes,
lo integres,
lo bendigas
en tu misterio de amor,
en tu misterio de santidad,
en tu misterio de comunión.
Señor Jesús, el resucitado,
vibración infinita de santidad,
ante ti,
por ti,
en ti:
o vivos o resucitados.

Señor Jesús, el Resucitado.
Sacias la sed de los corazones solitarios.
Alientas la vida permanente.
Eres el fulgor de los seres humanos excepcionales.
Atraviesas lo mejor y lo peor de los seres humanos.
Habitas en toda miseria y en toda grandeza humana.
Palpitas en la intimidad más íntima de cada ser humano.

Señor Jesús, el Resucitado,
ante Ti, hombres y mujeres
de estos tiempos tan extraños,
en comunión anhelante
proclamamos
nuestra fe,
nuestra esperanza,
nuestra alegría
al sentirnos vivos
en tu Vida,
al sentirnos
hermanos contigo,
ante Ti,
por Ti.
Al sentirnos
creyentes,
como tantos y tantos Hijos de la Luz
a lo largo de la fascinante Historia de la Salvación
que recorre, evidente y sumergida,
la Historia doliente y clarividente de la Humanidad.

Señor Jesús, el Resucitado,
aunque la culpa, el sufrimiento, el aislamiento
aún nos corroen y arañan nuestras pupilas,
aunque la maldad arrugue obscenamente
los pliegues de los rostros y las biografías
de tantos y tantos empobrecidos de la historia,
aunque desesperemos, tan humanos,
de nuestras mejores capacidades
en estos tiempos caóticos de inseguridades y miedos,
aunque haya tantos noes sádicos a la dignidad humana,
hoy, una vez más,
Domingo de Resurrección,
Domingo de los domingos,
Domingo de la Santidad…
llenos de pasmo, de alegría, de gozo,
enraizados misericordiosamente en ti,
proclamamos, con los mejores de la humanidad,
que somos uno en el amor,
que somo uno en la vida,
que somos uno contigo,
Dios de Dios, Luz de Luz,
Tú, Cristo Jesús, el Resucitado,
el Santo de los Santos,
la primera y la última palabra
de lo más auténtico de la realidad.

Amén.

Aleluya.
Aleluya.
Aleluya.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/