Categoría: Oraciones tiempo ordinario

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 21.07.2024. TIEMPO ORDINARIO 16. CICLO B.

TE PREOCUPAS POR NOSOTROS.

Señor Jesús, sabemos que te preocupas de nosotros.
Misteriosamente,
tu presencia,
tu impulso,
tu comunión
nos fundamenta
y nos hace arder en tu amor,
ese amor que es la energía infinita del universo.

Señor Jesús, eres la luz que puede saciar
las mentes y los corazones de todos los seres humanos
en su sed de santidad y justicia.
Hoy necesitamos mucha lucidez y nuevos caminos
para crecer en mística y en fraternidad
en estos tiempos extraños que nos tocan vivir.
Danos valentía para abrirnos a la creatividad y a la libertad,
a la entrega y a la confianza
entres tantas cruces de caminos absurdos y oscuros.

Señor Jesús,
protégenos frente al desánimo
con tu fuerza de vida.
Protégenos frente a los miedos
con tu valentía profética.
Protégenos frente a nuestros autoengaños
con tu exigencia de autenticidad,
con tus preguntas que nos atraviesan el corazón,
con tu fuego santo que nos purifica.

Señor Jesús,
entre tantos corazones rotos y mentes desconcertadas,
entre tantos desfondamientos y soledades,
entre tantos sufrimientos y tensiones
sabemos que eres el mejor refugio posible.
Señor, transfórmanos en personas acogedoras
que transmiten paz y confianza en el ser humano
y en sus procesos de crecimiento y maduración.
a pesar de tantos pesares en contra.

Señor Jesús,
despierta con poder la fuente de vitalidad inmensa
que es tu presencia
en nuestra intimidad más humana.

Señor Jesús, haz que seamos las manos que cuidan,
la mirada que siembra misericordia,
la fraternidad que hace que surja lo mejor de cada uno.

Señor Jesús,
esperanza sobre toda esperanza,
luz de toda luz,
amor sobre todo amor
a tiempo y a destiempo…
regenera nuestras fragilidades e incertidumbres
en manantiales de vida,
en energía creativa,
en increíbles capacidades de ternura y cuidado
que es lo que el mundo necesita.

Señor Jesús, por ti podemos
esforzarnos con sentido,
rezar con autenticidad,
cumplir nuestra misión
para la que nos eliges:
ser auténticamente seres humanos
para los demás.

Amén. Aleluya.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 14.07.2024. TIEMPO ORDINARIO 15. CICLO B.

ENVIADOS

Señor Jesús, nos envías a la misión.
Siempre lo haces: nos quieres luz del mundo.
Señor Jesús, somos Iglesia: somos de los tuyos.
Somos misioneros.
¡Que seamos síntoma de tu presencia que sana y genera confianza!
¡Que seamos testigos de la santidad y de la justicia!

Hoy, intuimos que hay una sed de refugio, de silencio, de santidad
en los corazones de muchos de nuestros contemporáneos.
Hay mucha desorientación y mucha huida de las huidas.
Hay mucha tristeza de fondo.
Hay mucha soledad.
Hay mucha biografía íntima no escuchada, no querida, no sanada.
Señor Jesús, nos encontramos con tantos y tantos muy dañados en su corazón.
¡Que seamos síntoma de tu presencia que sana y genera confianza!
¡Que seamos testigos de la santidad y de la justicia!

Señor Jesús, el mundo quiere autenticidad,
quiere que hablemos sencilla y sinceramente de ti,
de tu presencia en nosotros y en la realidad,
de tu poder de sanación y de liberación
y de tu fascinante rostro de santidad.
El mundo exige y espera de nosotros
sencillez de vida,
vida de oración,
ardiente caridad para con todos,
pero especialmente para los pequeños y los pobres,
los caídos del sistema,
los nadie de nuestras ciudades,
los migrantes,
víctimas de tantos sufrimientos evitables.
¡Que seamos síntoma de tu presencia que sana y genera confianza!
¡Que seamos testigos de la santidad y de la justicia!

Señor Jesús, nos quieres radicalmente alternativos:
centrados en lo esencial,
humildes,
fraternales,
desapegados de sí,
austeros,
transparentes,
veraces,
cabales…
personas para los demás
que generan nuevas formas de convivencia,
nuevas formas de economía,
nuevas formas de familia,
nuevas formas de educación,
nuevas formas de acogida,
nuevas formas de política…
nuevas formas de Iglesia.
¡Que seamos síntoma de tu presencia que sana y genera confianza!
¡Que seamos testigos de la santidad y de la justicia!

Señor Jesús, quisiéramos ser
muy humanos y muy santos,
muy novedosos y muy enraizados
en la historia de santidad de la humanidad.
¡Que seamos síntoma de tu presencia que sana y genera confianza!
¡Que seamos testigos de la santidad y de la justicia!

Señor Jesús,
marcados por tu santidad,
asidos por tu santidad,
alimentados por tu santidad
surge de nosotros
un canto de alabanza,
un canto de confianza,
un canto de alegría:
Proclama nuestra alma
tu grandeza, Señor…

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 07.07.2024. TIEMPO ORDINARIO 14. CICLO B.

FALTA DE FE

Señor Jesús, nos conoces.
Conoces nuestras carencias,
nuestra debilidades humanas, demasiado humanas.
Conoces de verdad lo que habita en nuestro corazón.
Nos conoces mejor que nosotros mismos a nosotros mismos.

Señor Jesús, auméntanos la fe.
Señor Jesús, auméntanos la inteligencia de tu salvación.
Señor Jesús, auméntanos la sabiduría que hace de nosotros síntoma evidente de tu reino de vida.

Señor Jesús, nuestra fe muchas veces es coja y quejumbrosa.
Nuestra fe muchas veces suena desafinada y atemorizada frente a los desafíos que el desprecio a la vida nos pone por delante.
Nuestra fe muchas veces nos impulsa poco a llevar libertad, alegría y paz a los demás.

Señor Jesús, auméntanos la fe.
Señor Jesús, auméntanos el compromiso con tu deseo de salvación de para todos.
Señor Jesús, auméntanos la sabiduría de la santidad y la justicia que nos propones como guía de nuestra vida.

Señor Jesús, nos conoces.
Nos cuesta ver tu presencia que salva y que nos invita a ser apasionados del reino de la vida.
Nos cuesta comprender que el sí a la vida es la clave de la plenitud que ofreces.
Nos cuesta actuar como colaboradores del cuidado de tú ofreces, misteriosamente, a todos los seres humanos.

Señor Jesús, vivimos tiempos extraños que nos asustan.
Señor Jesús, vivimos tiempos convulsos que nos desconciertan
Señor Jesús, vivimos tiempos nerviosos que nos quitan la paz.

Señor Jesús, tenemos miedo a crecer como hijos e hijas de Dios.
Señor Jesús, tenemos miedo a ampliar nuestra zona de confort.
Señor Jesús, tenemos miedo a explorar nuevos caminos,
nuevos modos,
nuevas presencias.

Señor Jesús, auméntanos la fe.
Señor Jesús, auméntanos la conciencia de ser misioneros.
Señor Jesús, auméntanos la conciencia de ser testigos audaces de tu amor universal.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 11.02.2024. TIEMPO ORDINARIO 6. CICLO B.

SÁLVAME, SEÑOR.

Sálvame, Señor, de querer tener respuestas claras y controlables.
Sálvame, Señor, de mis gestos y palabras de superioridad.
Sálvame, Señor, de mi necesidad de control y de poder.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de mis durezas de corazón.
Sálvame, Señor, de mis durezas de sensibilidad,
Sálvame, Señor, de mis durezas de ideas y opiniones.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de mis aversiones arbitrarias.
Sálvame, Señor, de mi manía de poner etiquetas a las situaciones y a las personas.
Sálvame, Señor, de creer que sé las intenciones de las personas.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de la necesidad de certezas.
Sálvame, Señor, de mis intolerancias.
Sálvame, Señor, de mis resistencias al cambio.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de mis rigideces.
Sálvame, Señor, de mis inflexibilidades.
Sálvame, Señor, de mis inmovilismos.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de mis miedos.
Sálvame, Señor, de mis temores.
Sálvame, Señor, de mis nerviosismos.
¿Cómo evangelizar así?

Sálvame, Señor, de mis obstinaciones.
Sálvame, Señor, de mis intransigencias.
Sálvame, Señor, de mis inquebrantabilidades.
¿Cómo evangelizar así?

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 04.02.2024. TIEMPO ORDINARIO 5. CICLO B.

TE BUSCO, SEÑOR.

en mis soledades,

en mis silencios,

en mis abatimientos.

Entre tanto ruido,

entre tanta discordia,

entre tanta división,

te busco, Señor.

Te busco, Señor,

en los requiebros de mi biografía,

en los destellos de compasión que descubro,

en la unción del silencio de los templos que visito.

Entre tanta mala fe,

entre tanta manipulación,

entre tanta sensación de vacío,

te busco, Señor.

Te busco, Señor,

en las brisas de mis paseos por el parque,

en las intuiciones de bondad que atisbo,

en la paz queme dan los que me quieren.

Entre tanta distorsión,

entre tanto aislamiento,

entre tanto desamparo,

te busco, Señor.

Te busco, Señor,

en los esfuerzos por la paz,

en esos versículos fascinantes de los salmos,

en el agua que regenera la vida.

Entre tanto sufrimiento evitable,

entre tanto nerviosismo,

entre tanto ruido,

te busco, Señor.

Te busco, Señor,

como si no te hubiera atisbado nunca,

como si me jugara la vida en ello,

como si la confianza fuera la fuente de mi energía.

Señor, que encuentre símbolos vivos que me acerquen a ti,

Señor, que encuentre situaciones que me acerquen a ti,

Señor, personas que me acerquen a ti.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 28.01.2024. TIEMPO ORDINARIO 4. CICLO B.

¡SEÑOR JESÚS, EVANGELIO VIVO!

Señor Jesús, evangelio vivo para todos los que se acercan a ti,

sea cual sea su condición, su estatus, su situación vital.

por todos,

para todos,

siempre.

Señor Jesús, tu presencia compasiva,

tus asombrosas acciones liberadoras

abren espacios de libertad

y de autenticidad inauditos…

porque quitas cargas de yugos internos y externos

con tu energía poderosa de santidad y justicia.

Señor Jesús, evangelio vivo

por todos,

para todos,

siempre.

Señor Jesús, tenemos demonios, miedos, opresiones:

somos seres humanos normales…

humanos en una humanidad demasiado humana.

Como siempre.

Como todos.

Así estamos.

En todos los tiempos y lugares

lo no dicho,

lo reprimido,

las heridas hondas

de nuestra afectividad

y nuestra identidad

nos arañan la conciencia

y hacen que nos retorzamos

cuando no nos queda más remedio

que enfrentarnos

a la verdad de nuestra verdad

al sondear el silencio

de nuestra soledad.

Señor Jesús, evangelio vivo

por todos,

para todos,

siempre.

Señor Jesús, sabemos que tu presencia

puede sanarnos

puede restaurarnos

puede consolidarnos

en los fundamentos íntimos de la alegría de vivir.

Señor Jesús, evangelio vivo

por todos,

para todos,

siempre.

Te llamas evangelio.

Te llamas salvación.

Te llamas amor sobre todo amor.

Señor Jesús, evangelio vivo.

Tú eres nuestro evangelio viviente

más allá de las doctrinas,

más allá de los reglamentos,

más allá de las picajosas reglas morales.

Miles y miles,

a lo largo de la historia,

dan testimonio elocuente de ello,

con sus obras,

con sus palabras,

son sus presencias.

Son santos,

son profetas,

son creyentes

que nos hablan

de la esencia del cristianismo:

de ti y de tu inagotable fuente de compasión,

de ti y de tu inagotable fuente de bendición,

de ti y de tu inagotable fuente de santidad.

Señor Jesús

sánanos,

libéranos,

santifícanos.

Danos valentía de verdad para acercarnos a ti

desde nuestra real autenticidad.

Danos valentía para querer transformarnos de verdad

en testigos de tu Reino de Vida.

Danos valentía para tomarnos en serio

ser creyentes en Ti,

el Santo,

el Salvador,

el Cristo Redentor

de todo lo oscuro de la humanidad,

esa humanidad tan nuestra.

Señor Jesús, evangelio vivo

por todos,

para todos,

siempre.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 21.01.2024. TIEMPO ORDINARIO 3. CICLO B.

¡TRANSFÓRMAME, SEÑOR!

Que bendiga más.
Que te adore más.
Que rece más.

¡Transfórmame, Señor!

Que sea más apacible.
Que viva más sereno.
Que sea más ecuánime.

¡Transfórmame, Señor!

Que sea más justo.
Que sea más prudente.
Que sea más templado.

¡Transfórmame, Señor!

Que ame más.
Que escuche más.
Que comprenda más.

¡Transfórmame, Señor!

Que sirva más.
Que testimonie más.
Que disculpe más.

¡Transfórmame, Señor!

Que respete más.
Que cuide más.
Que bendiga más.

¡Transfórmame, Señor!

Que sea más amable.
Que colabore más.
Que sea más benevolente.

¡Transfórmame, Señor!

Que me comprometa más.
Que me silencie más.
Que apoye más.

¡Transfórmame, Señor!

Que sea más empático.
Que fortalezca más los lazos.
Que cuide más los ambientes.

¡Transfórmame, Señor!

Que sea más creativo.
Que cree más comunidad.
Que me entregue más.

¡Conviérteme, Señor,
hazme renacer a la nueva inocencia,
renacer a la nueva vida,
renacer a la autenticidad sanada
de los hijos de Dios!

¡Conviérteme, Señor
en un instrumento de libertad,
de alegría,
de confianza…

¡Conviérteme, Señor,
en instrumento de lo que el mundo necesita:
santidad
y justicia!

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO 14.01.2024. TIEMPO ORDINARIO 2. CICLO B.

CRISTO JESÚS, EL ESENCIAL.

Cristo Jesús, el esencial.
Cristo Jesús, el fundamental.
Cristo Jesús, el misterio primordial que redime nuestra realidad.

Cristo Jesús, la novedad permanente.
Cristo Jesús, el amado que colma la sed.
Cristo Jesús, Señor.

Cristo Jesús: ¿Cómo asir tu misterio?
Cristo Jesús: ¿Cómo escucharte entre tanto ruido?
Cristo Jesús: ¿Cómo centrarnos en ti?
Cristo Jesús: ¿Cómo vibrar en tu onda?
Cristo Jesús: ¿Cómo transformarnos en auténticos oyentes de tu palabra?
Cristo Jesús: ¿Cómo llenarnos de coraje para seguirte de verdad?

Cristo Jesús,
seguirte es muy serio.
Nos jugamos la vida.
… y nos llenamos de escusas,
de justificaciones,
de componendas.

El ego es muy tramposo.
Nuestro ego no tiene escrúpulos.
Nuestro ego genera falsedad tras falsedad.
Nuestro ego se disfraza de muchas maneras…

Cristo Jesús,
vivir como constructores del Reino
es la consecuencia fundamental
de la fe en ti,
de la confianza en ti,
del amor que te tenemos.

Cristo Jesús,
llamas a la puerta de nuestra conciencia
nos invitas a vivir como tú:
favoreciendo la vida humana
de todas las maneras posibles,
Nos invitas a bendecir la vida humana
de todas las maneras posibles.
Nos invitas a cuidar la vida humana
de todas las maneras posibles.

Cristo Jesús,
quieres personas libres,
quieres personas alternativas,
quieres personas profundamente humanas,
profundamente espirituales,
profundamente fraternales
y solidarias.

Cristo Jesús,
maestro,
sólo bajo tu mirada
que penetra el fondo del corazón,
descubriremos
realmente quiénes somos,
qué quieres de nosotros
y cuál es misión
a la que estamos llamados.

Siempre ha sido así,
pero hoy parece que más
en estos tiempos
especialmente extraños,
especialmente desconcertantes,
que nos llenan de tanto miedo.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 34.CRISTO REY. 26.11.2023

Pastor

Señor Jesús, nuestro pastor.

Señor Jesús, el que indulta lleno de paciencia nuestras ignorancias evitables.

Señor Jesús, el clemente frente a tanta y tantas peleítas en que nos empecinamos los creyentes.

Señor Jesús, el que mira hacia lo mejor del futuro superando nuestros autoengaños tan humanos.

Señor Jesús, el que inspira la creatividad permanente de los hombres y mujeres de buena voluntad.

Señor Jesús, el que quiebra los círculos viciosos en los que nos embarullamos con nuestras sandeces.

Señor Jesús, el que nos infunde esperanza a pesar de nuestras caídas en las injusticias y el pecado.

Señor Jesús, el que fundamenta la fraternidad irrompible al hablarnos de Dios Padre de todos.

Señor Jesús, el que nos constituye para que hagamos bien el bien por donde quiera que pasemos.

Señor Jesús, el que impulsa el compromiso para que todos tengamos vida y la pongamos al servicio de la vida.

Señor Jesús, el manso lleno de la energía de la no violencia en este mundo de resentidos.

Señor Jesús, el que consuela definitivamente en los momentos de la muerte de seres queridos.

Señor Jesús, el que sacia de justicia los corazones cansados de tanta y tanta impía inhumanidad.

Señor Jesús, el que nos enseña la limpieza de corazón ante tanto y tanto interés mezquino.

Señor Jesús, el que mira como sólo lo puede hacer Dios.

Señor Jesús, el que nos hace capaces de creer en Dios de la Vida.

Señor Jesús, el que se abre de corazón al que tiene delante.

Señor Jesús, el que inspira confianza inagotable a pesar de nuestros pesares.

Señor Jesús, el que atraviesa gloriosamente las sombras del pecado y de la muerte.

Señor Jesús, tu cruz es nuestra luz.

Misteriosamente.

Santamente.

En la fe.

Por la fe.

Para la fe.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 33. 19.11.2023

Dones

Señor Jesús, maestro más allá del voluntarismo,
que comprenda que tus dones son un regalo para mi y para los demás
a pesar de mis límites,
a pesar de mis miedos,
a pesar de mis orgullos.

Señor Jesús, maestro más allá del mérito,
que viva mi vida como un servicio a los demás
a pesar de mis brotes de narcisismo,
a pesar de mis sombras de engreimiento,
a pesar de mis perezas y miedos.

Señor Jesús, maestro más allá de la comparación,
que me deje llevar por el cuidado a la vida
que se me regala,
que me fundamenta,
que me llama a vivir
cada momento,
cada acción
cada encuentro,
como un momento
donde destella la plenitud
en la que todos somos hermanos.

Señor Jesús, maestro más allá del juicio,
que viva con humildad,
que silencie mi ego vanidoso,
que acalle mi vanidad,
que no me crea mejor que los demás.
Señor Jesús, que acepte de verdad que cada uno
vive sus luchas en la vida,
que cada uno intenta superar sus contradicciones como puede,
que cada uno es un humano con sus heridas y sus cicatrices.

Señor Jesús, maestro más allá de la condena,
que no me deje llevar
por mi necia arrogancia,
por mi creerme superior,
por mi autocomplacencia
en mis méritos.,
en mis obras,
en mis, supuestamente, acciones beneficiosas.

Señor Jesús, maestro de la benevolencia.
Mírame con bondad,
purifícame en lo más hondo de mi sensibilidad.
úneme a tu corazón
de infinita
e inefable
misericordia.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/