Categoría: Oraciones sobre las lecturas del domingo

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 30. 29.10.2023

Amar

Señor, nos complicamos la vida.
Somos así,
demasiado humanos.

Tú, Señor, nos regalas lo esencial de lo esencial.
Y nosotros nos complicamos la vida
y se la complicamos a los demás
con nuestras puñeterías.

Señor, danos valentía para afrontar que lo esencial es el amor,
el respeto,
el cuidado,
la comunión.
¡Haznos como niños!

Seño, danos valentía para mirarnos a nosotros mismos
y descubrir que tu presencia
es lo que nos sustenta,
nos vertebra,
nos vitaliza.
¡Haznos más auténticos!

Señor, danos valentía para enfocarnos en lo que de verdad importa…
las personas,
la escucha,
el acompañamiento
la presencia gratificante en la vida de los demás.
¡Haznos más hermanos!

Señor, danos valentía para tener metas sencillas y claras…
la comunión,
la compasión,
la solidaridad,
el cuidado de los más frágiles.
¡Haznos más evangelio vivo!

Señor, danos valentía para tomar decisiones firmes
para aligerar de enredos demasiado humanos
nuestro paso por la vida,
nuestra vida eclesial,
nuestra vida familiar,
nuestra vida personal.
¡Que nuestras manos, nuestro rostro y nuestras palabras
sean más evangélicas!

Señor, danos valentía para aportar
valor,
calidad,
compasión,
realismo
allí por donde estemos.
¡Haz instrumentos de paz!

Señor, danos valentía para priorizar de verdad el reino… ,
para tomarnos en serio el evangelio,
tomarnos en serio la fe,
tomarnos en serio a nosotros,
tomarnos en serio a ti.
¡Haznos mejores semillas del reino!

Señor, danos valentía para ser agradecidos,
para ser agradecidos con la vida,
para ser agradecidos con los demás,
tan suyos y tan hermanos nuestros…
para ser agradecidos contigo,
maestro,
presencia,
luz.
¡Haznos más cristianos!

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 29. 22.10.2023

…el camino de Dios…

Cristo Jesús, luz de los pueblos.
Ilumina en profundidad
las mentes y los corazones
de los gobernantes de las naciones
para que descubran
los caminos de paz y de fraternidad
allí donde más se necesita,
allí donde hay sufrimiento evitable,
allí donde los más frágiles tienen miedo
… ese miedo de siglos,
maligno,
del que tanto saben
los más débiles y maltratados de la historia.

Cristo Jesús, luz de los pueblos.
Alimenta el deseo de paz de la humanidad
con tu presencia que irradia
santidad y justicia,
esa santidad y justicia
que lleva a la paz de Dios
que es la paz que habita
en el corazón de los mejores
de los seres humanos,
esos que viven día a día
irradiando fraternidad
con sus palabras,
con sus gestos,
con si mera presencia…

Cristo Jesús, luz de los pueblos.
Danos coraje para ser y actuar día a día
como artesanos de tu Reino,
un Reino de vida,
un Reino de cuidados de toda vida,
un Reino en el que todos
los seres humanos desearíamos vivir
porque se garantiza la dignidad de todos
y se potencia lo mejor de cada persona
en una comunión que sana
todas las heridas del mundo.

Cristo Jesús, luz de los pueblos.
Danos paz.
Danos tu paz.
Haznos instrumentos de tu paz
porque deseamos dar a la humanidad
lo que se merece,
una paz que surge de la santidad y de la justicia…

Señor Jesús, luz de los pueblos.
Haznos sembradores de paz
porque deseamos dar a los gobernantes lo que se merecen,
el estímulo y la profecía de paz y justicia que la humanidad se merece…

Señor Jesús, luz de los pueblos.
Haznos sembradores de paz
porque deseamos darte, Señor Jesús,
los frutos de tantos y tantos dones
que nos has dado y que nos das…
dones que se han convertido
en la tarea de nuestra vida:
humanizar cada vez más la humanidad.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 28. 15.10.2023

… pocos los elegidos.

Señor Jesús, el exigente, el que insta, el que toca el fondo del corazón.

¿Qué debemos hacer más en estos tiempos volátiles…?

¿Qué debemos hacer mejor en estos tiempos inciertos…?

¿Qué debemos hacer con otros en estos tiempos donde es difícil diferenciar entre lo urgente y lo importante?

Señor Jesús, ilumínanos en estos tiempos de cambio…

no queremos perdernos en las trampas de los intereses humanos demasiado humanos.

Señor Jesús, el lúcido, el crítico, el alternativo.

¿Qué tenemos que transformar en nuestra vida de fe en estos tiempos complejos…?

¿Qué es preciso que creemos en nuestra misión de evangelizar en estos tiempos ambiguos…?

¿Cómo saber si Tú eres nuestro camino en medio de la fragilidad que vivimos…?

Señor Jesús, ilumínanos en estos tiempos de novedades…

no queremos olvidarnos de lo esencial entre tanta y tanta emocionalidad.

Señor Jesús, el maestro, el sabio, el santo de Dios.

¿Cómo reconocerte en estos tiempos de tanta y tanta ansiedad…?

¿Cómo darnos cuenta de los ropajes que nos sobran en estos tiempos incomprensibles…?

¿Hacia dónde crecer, qué podar, dónde y cómo insistir entre tanto ruido tan contradictorio que nos aturde?

Señor Jesús, ilumínanos en estos tiempos que exigen creatividad…

no queremos atascarnos en lo que no dice palabra de salvación para tantos y tantos humanos sedientos de santidad y justicia.

Señor Jesús, el inteligente, el enérgico, el requiere con mucha claridad…

¿Por dónde caminar ante tanto desafío inédito dentro y fuera de la Iglesia?

¿Qué es lo más necesario, urgente y eficaz en estos tiempos que nos aturden y muchas veces nos asustan?

¿Qué hacer para crecer como testigos de la fe, de la esperanza, de la caridad?

Señor Jesús, ilumínanos en estos tiempos que nos reclaman lo mejor de nosotros mismos…

y eso mejor eres Tú, el salvador, el mesías, la luz del mundo.

Señor Jesús, el camino, la verdad, la vida.

¿Qué tenemos que cuidar más…

en estos tiempos en los que hay tantas contradictorias propuestas sobre lo que es vivir con calidad…?

¿Qué tenemos que potenciar más…

en estos tiempos tan fugaces, tan líquidos, tan inseguros…?

¿Qué tenemos que purificar más…

en estos tiempos de tanto y tanto desconcierto…?

Señor Jesús, el que nos hace fuertes,

Señor Jesús, el que hace que nos enfoquemos en lo esencial,

Señor Jesús, el que nos capacita para la novedad que sana y libera…

¿Cómo superar nuestros cansancios?

¿Cómo superar nuestros miedos?

¿Cómo superar nuestras fatigas?

Señor Jesús, protégenos y aliéntanos.

Señor Jesús, cuídanos y aliméntanos.

Señor Jesús, mantennos vigilantes y sácanos de nuestras modorras.

Señor Jesús, guárdanos de todo encerramiento y haznos evangelizadores creativos.

Señor Jesús, abre aún más nuestro corazón a tus exigencias,

a tu justicia,

a tu santidad

a tu vida nueva

que atraviesa

la historia de la humanidad

a través de tantos y tantos hombres y mujeres

sedientos

de verdad,

de bien,

de belleza

entre tanta y tanta

sandez,

fealdad

y maldad humana,

demasiada humana.

que nos tocan vivir.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 27. 8.10.2023

… pueblo que produzca sus frutos.

Señor Jesús,

maestro de vida,

maestro de humanidad,

maestro de santidad.

Sé que tus dones se convierten

en nuestra tarea,

en nuestro empeño,

en nuestros frutos.

Nuestra tarea es amar a los demás

para que el mundo crea.

Nuestra tarea es ser compasivos

para que el mundo crezca.

Nuestra tarea es perdonar

para que el mundo tenga libertad.

Nuestra tarea es cuidar la dignidad humana

para ofrecer al mundo signos de esperanza.

Nuestra tarea es buscar la verdad

para que el mundo tenga luz.

Nuestra tarea es ser humildes

para que el mundo sea fraternal.

Nuestra tarea es cuidar toda vida

para que refulja tu grandeza.

Nuestra tarea es poner énfasis en la empatía

para que el mundo encuentre confianza y serenidad.

Nuestra tarea es sembrar gratitud

para que el mundo sonría.

Nuestra tarea es practicar la justicia

para que el mundo encuentre evidencias de consuelo.

Nuestra tarea es buscar la equidad

para cuidar la unidad.

Nuestra tarea es vivir con integridad

para mostrar que otro mundo es posible.

Nuestra tarea es forjar relaciones saludables

para que el mundo confíe en el corazón humano.

Nuestra tarea es ofrecer caminos de santidad

para que el mundo se salve.

Nuestra tarea es mostrar la importancia de la responsabilidad

para que el mundo encuentre motivos para el compromiso.

Nuestra tarea es dialogar con todos los seres humanos de buena voluntad

para crecer todos justos en el camino de la espiritualidad.

Nuestra tarea es contribuir a la belleza de la vida

para que encontremos síntomas de la belleza de la santidad.

Nuestra tarea es orar incesantemente

para que el silencio transforme los corazones.

Nuestra tarea es explorar los caminos de la sabiduría

para que el mundo comprenda

que nos queda mucho camino

para llegar a la plenitud.

Señor Jesús,

maestro de vida,

maestro de humanidad,

maestro de santidad,

ilumina nuestras mentes,

nuestras voluntades,

nuestras presencias

en estos tiempos extraños

que nos tocan vivir.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 26. 1.10.2023

… Le creyeron…

Señor Jesús, creo que creo en ti…

aunque sigo chapoteando en mis contradicciones.

Señor Jesús,

creo que eres el maestro que nos retas

para seguir creciendo en empatía

hacia lo importante de los demás.

Y así sembramos el reino de vida

que tú iniciaste.

Señor Jesús,

creo que eres sabio espiritual

que nos indica el camino

de la humildad y la apertura

a lo que los demás nos pueden aportar.

Y así sembramos el reino de comunión

que tu iniciaste.

Señor Jesús,

creo que eres el aliento

que nos impulsa a crecer en sensibilidad

hacia lo que de verdad importa

a los corazones rotos…

amar y ser amados.

Y así sembramos el reino de salvación

que tu iniciaste.

Señor Jesús,

creo que eres una autoridad

en el acompañamiento

en los viajes espirituales de la humanidad

y nos lanzas a crecer

como seres humanos

que conectan

con lo mejor

de las búsquedas humanas

de sentido y significado en la vida.

Y así sembramos el reino de comunión

que tú iniciaste.

Señor Jesús,

creo que eres el gran modelo

de autenticidad humana

que nos educas en crear vínculos de fraternidad

por donde quiera que pasemos.

Y así sembramos el reino de comunión

que tú iniciaste.

Señor Jesús,

creo que eres el salvador…

el que nos redime de todas

sombrías energías,

que, ávidas,

desean manipular,

controlar…

que nos lanzan a la irresponsabilidad,

a la envidia,

a la competencia constante…

que nos llenan de ingratitud

de soberbia

de deseo de poder sobre los demás.

Señor Jesús, Salvador.

Aquí estoy.

Auméntame la fe

para que aumente mi caridad

y mi esperanza

en el reino que tú inauguraste.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 25. 24.09.2023

¿Vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?

Señor Jesús, el que realmente nos hace ver lo que importa en este mundo tan complejo que vivimos.

Tus parábolas nos muestran tu sabiduría.

Tus parábolas nos muestran tu conocimiento del corazón humano.

Tus parábolas nos muestran tu camino.

Señor Jesús, el que es exigente porque desea lo mejor para nosotros.

Tus preguntas nos abren el corazón.

Tus preguntas nos reclaman autenticidad.

Tus preguntas nos sitúan ante ti.

Señor Jesús, el que desea que llevemos una vida digna como hijos de Dios.

Señor Jesús, tantas y tantas veces me comparo con otros y constato mis carencias y límites: soy envidioso.

Señor Jesús, tantas y tantas veces tengo resentimiento frente a determinadas personas porque los considero mejores que yo: vivo la amargura.

Señor Jesús, tantas y tantas veces me siento inferior a los demás según los criterios del mundo: muestro hostilidad.

Señor Jesús, maestro de humanidad sea cual sea nuestra situación o nuestra biografía.

Dame valentía para aceptar mis sentimientos, tan humanos, tan demasiado humanos.

Dame lucidez para reconocer lo que soy, lo que me pasa, lo que habita en mi corazón, tan humano.

Dame arrojo para seguir creciendo espiritualmente centrado en ti y en tu reino.

Dame serenidad para vivir en el realismo de mis posibilidades y las posibilidades de los demás.

Dame inteligencia para reconocer lo mejor de los demás como un don que nos enriquece.

Dame un corazón puro para emitir gratitud frente a todo lo que de bien, bondad y belleza la vida me ofrece.

Dame libertad para celebrar los éxitos de los demás como un síntoma de su calidad humana.

Dame paciencia mientras crezco en una mirada compasiva y agradecida en este mundo tan extraño que me toca vivir.

Dame empatía para conectar los alegrías y los éxitos de los demás.

Dame desapego frente las falsedades del éxito en el tener, en el poder, en el aparentar.

Señor Jesús, el de las preguntas que nos atraviesan el corazón.

Dame pureza de intención en mi mirada, en mis palabras, en mis sentimientos.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 24. 17.09.2023

¡Perdona de corazón a tu hermano!


Señor Jesús, el benevolente, tus desafíos me abruman.

No sé si sé perdonar de corazón.

Mis momentos de resentimiento,
mis emociones negativas,
mis dolores por la traición
tantas veces ocupan mi consciencia…
me quitan libertad.

Señor Jesús, el de mirada amorosa,
no soy capaz de comprender…
no soy capaz de superar la decepción…
no soy capaz de superar las tentaciones de venganza…
el rencor me araña por dentro
y sufro porque me hicieron sufrir.

Señor Jesús, el del alma inteligente,
mi orgullo herido,
mi miedo a parecer débil,
mi temor a reconocerme vulnerable…
el miedo a ser herido de nuevo me atenaza
y me encierro en mis caparazones.

Señor Jesús, el generoso,
mis patrones interiores,
mi falta de habilidad para comunicarme a fondo,
mi poca autoestima…
me generan dificultades en mi crecimiento personal.

Señor Jesús, el manso,
el reconocer que la vida es injusta,
la dificultad en “dejar ir”,
aceptar la capacidad de dañar de los seres humanos…
no es fácil…
Me falta paciencia,
me falta empatía,
me falta pureza en la mirada.

Señor Jesús, el que ama…
hazme instrumento de tu paz.
Libérame de las cargas emocionales.
Que reconozca mis sentimientos tal como son y los deje fluir.
Que viva en el momento presente con un corazón sencillo y pacificado.
Que crezca en la libertad de los hijos de Dios,
que irradian benevolencia,
serenidad,
fraternidad
por donde quiera que pasen.

Señor Jesús, el que realmente hace ver lo que importa,
que me centre en tu presencia…
tan santa,
tan humana,
tan salvadora,
tan sanadora.
carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 23. 10.09.2023

¡… allí estoy yo en medio!

Señor Jesús, el benevolente, que superemos la tendencia a juzgar creyéndonos mejores que los demás.

Señor Jesús, el de mirada amorosa, ábrenos la sensibilidad para captar lo que de hermoso y admirable hay en las personas con las que tratamos.

Señor Jesús, el del alma inteligente, mejora nuestra sensibilidad para comprender lo que habita en el corazón de los que nos encontramos.

Señor Jesús, el desinteresado, haz que, hagamos lo que hagamos, lo hagamos con pureza de intención.

Señor Jesús, el generoso, que repartamos los dones que nos das buscando el bien. la verdad, la justicia, la santidad.

Señor Jesús, el genuino, que seamos testigos de la autenticidad de la salvación que ya está en marcha en medio de las contradicciones de este mundo.

Señor Jesús, el indulgente, que se acerque a nosotros sienta que puede estar seguro y en paz.

Señor Jesús, el manso, haznos instrumentos de la no violencia y del diálogo en medio de las convulsiones que nos rodean.

Señor Jesús, el paciente, que superemos los puntazos de nuestro narcisismo ávido e impertinente.

Señor Jesús, el que acepta, enséñanos a mirar como mirabas tú, a lo mejor del corazón de las personas.

Señor Jesús, el que acerca, haznos cercanos a los padecen soledad con las palabras y los gestos oportunos.

Señor Jesús, el que acoge, abre nuestra sensibilidad a las necesidades de los demás.

Señor Jesús, el que acompaña, haznos caminantes solidarios con todos los que buscan un mundo más santo y más justo.

Señor Jesús, el que alivia, que seamos bálsamo en estos tiempos desconcertantes que vivimos.

Señor Jesús, el que ama… haznos instrumentos de tu amor dentro y fuera de tu Iglesia.

Señor Jesús, el que anima, que sembremos el optimismo del reino de Dios.

Señor Jesús, el que atiende, que creemos puentes de encuentro en nuestras relaciones.

Señor Jesús, el que comprende, haz que reconozcamos que todos somos humanos que buscan amar y ser amados.

Señor Jesús, el que crea comunidad, transfórmanos en piedras vivas de tu Iglesia.

Señor Jesús, el que cuida, conviértenos en mutua presencia amable

Señor Jesús, el que cuida, haznos diligentes custodios de la felicidad de las personas con las que compartimos estos tiempos tan confusos.

Señor Jesús, el que no excluye a nadie, que seamos hogar en este mundo, a veces, tan hostil

Señor Jesús, el que no tiene prisa, que con quien nos encontremos sienta que estamos plenamente con él y para él.

Señor Jesús, el que realmente nos hace ver lo que importa, que nos centremos en las personas y no en lo intrascendente y anecdótico de las circunstancias.

Señor Jesús, el que respeta, que todos los que nos vean se sientan bien tratados…

Señor Jesús, el que sale al encuentro, que alegremos la vida de todos los que nos traten

Señor Jesús, el que se da, infúndenos la valentía de darnos los unos a los otros.

Señor Jesús, el que se desvive, que seamos servidores de los demás, con humildad, con constancia, con alegría.

Señor Jesús, el que se preocupa sinceramente, que nuestras palabras sean síntoma de que las personas nos importan.

Señor Jesús, el veraz, que seamos defensores de la verdad del ser humano, de su dignidad y de su capacidad de vivir como hijo de Dios.

Señor Jesús, fidelidad de Dios, haznos cuidadosos y perseverantes en las relaciones que tenemos entre nosotros.

Señor Jesús, fuente de esperanza, que nunca defraudemos a los que confían en nosotros.

Señor Jesús, maestro de cordialidad, que nuestra presencia aumente la autoestima la vida de las personas que están cerca de nosotros.

Señor Jesús, el que amaba y hacía lo que quería, haznos instrumentos de tu vida nueva

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 22. 03.09.2023

¡Tú piensas como los hombres!

¿Cómo no apegarme a la lógica del mundo?
¿Cómo dejar de negar la realidad cuando no nos gusta?
¿Cómo superar mi ego y sus exigencias de tener, mandar, aparentar?

¿Cómo dejar de rebajar el evangelio?
¿Cómo dejar de creernos más sagaces que Cristo?
¿Cómo dejar de reparchear la voluntad de Dios?

¿Cómo mantenernos en el seguimiento?
¿Cómo dejarnos guiar por la verdadera luz?
¿Cómo no dejarnos descolocar por el sufrimiento, el dolor, el fracaso?

¿Cómo dejarnos alumbrar en nuestras sombras?
¿Cómo subirnos de verdad a la caravana que sube a Jerusalén?
¿Cómo no escandalizarnos de la Pasión?

¿Cómo no huir de las sombras y de su inevitable realismo?
¿Cómo dejar de vivir a la defensiva de las exigencias del Reino?
¿Cómo superar la tentación de la negociación con lo de Dios?

¿Cómo mantenernos en la vocación de testigos del Reino?
¿Cómo estar conectados con la valentía del Espíritu?
¿Cómo crecer en la autenticidad de nuestra fe?

¿Cómo afrontar nuestros miedos e inseguridades?
¿Cómo superar los patrones de interpretación de la realidad tan mundanos?
¿Cómo mirar cara a cara nuestra vulnerabilidad?

¿Cómo ir más allá de los momentos donde lo imprevisible nos asusta?
¿Cómo abrazar las etapas del viaje hacia la plenitud?
¿Cómo fluir con paz cuando el fracaso amenaza inminentemente?

¿Cómo superar la tentación de querer controlar todo según nuestra medida?
¿Cómo descubrir la novedad fascinante que se encuentra más allá de nuestras pequeñas cosas?
¿Cómo confiar en el proceso del caminar junto a Jesús?

¿Cómo aprender de Jesús?
¿Cómo comprender lo de Dios con Jesús?
¿Cómo convertirnos de verdad en cristianos?

Señor, ¿cómo fluir serenamente por la vida contigo?
Señor, ¿cómo crecer en santidad contigo?
Señor, ¿cómo ir al fondo contigo?

Señor, Tú nos lo dices claramente…

¡Entrégate!
¡Ríndete!
¡Confía!

¡Cree!
¡Espera!
¡Déjalo en las manos del Padre!

¡Sólo pasando por el fracaso mundano se viven las bienaventuranzas!

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/

ORACIÓN INSPIRADA EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO. CICLO A. TIEMPO ORDINARIO 21. 27.08.2023

Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?


El abierto a la vida.
El buscado.
El centrado en la fuente.


El creativo.
El de los caminos de santidad.
El de los mil caminos para evocar lo sagrado que hay en cada uno de los seres humanos.


El de los silencios llenos de santidad.
El exigente lleno de misericordia.
El fascinante.


El focalizado en el cuidado de la vida.
El gratuito.
El increado que se encuentra con nosotros.


El lleno de conmiseración
El misterioso crisol de lo mejor de la humanidad.
El que abre corazones.


El que ayuda a someter el ego a la santa esencia de la vida.
El que busca amar y ser amado.
El que con nosotros arrostra nuestros miedos.


El que conecta con nuestras creatividades.
El que cuida la vida.
El que cumple su palabra.


El que entra en resonancia con lo mejor del ser humano.
El que es constante referencia en nuestro deambular por la vida.
El que es más fuerte que cualquier negatividad de cualquier nivel de la realidad humana.


El que es permanente posibilidad de iluminación.
El que es uno con el momento que vivimos.
El que facilita entender lo que de verdad amamos.


El que genera comunión con todo su ser.
El que habita la energía de la realidad.
El que hace de lo sombrío camino del encuentro con Dios.


El que ilumina las sombras.
El que irradia santidad y justicia.
El que libera de represiones.


El que llena los silenciamientos.
El que mejora lo que mira.
El que no falla.


El que no tiene estrategia.
El que nos alza de nuestras circunstancias, sean las que sean.
El que nos convoca al vaciamiento para el necesario nuevo nacimiento.


El que nos dice que no tengamos miedo.
El que nos espera más allá de cualquier crisis.
El que nos facilita de verdad la vida.


El que nos felicita definitivamente la vida.
El que nos impulsa a la fraternidad universal.
El que nos lanza a cuidar toda vida.


El que nos llena de confianza.
El que nos mejora.
El que nos ofrece fraternidad universal.


El que nos ofrece mirarle a él nos pase lo que nos pase.
El que nos pone en crisis sin juzgarnos.
El que nos seduce para la comunión.


El que nos vertebra constantemente.
El que nunca ceja de esperarnos.
El que ofrece autenticidad.


El que orienta los corazones perdidos.
El que purifica las sombras.
El que quiere nuevos locos en este mundo.


El que quita escombros de las biografías.
El que regala esperanza.
El que respira con nuestros deseos más esenciales.


El que rompe nuestras contradicciones tan demasiado humanas.
El que santifica lo que toca.
El que se desprende infinitamente.


El que se entrega sin amargura.
El que siempre nos asegura que lo mejor está por venir.
El que supera a los ingratos.


El que transforma al amado.
El que une corazones.
El que va más allá de buena conciencia religiosa.


El secreto de la humanidad plena.

La densidad inaudita de la santidad en la historia de los hombres.

La luz que nos dice que lo terrible no tiene la última palabra.

Lo totalmente otro, precisamente aquí con nosotros.

El misterio del santo amor.

carmeloampelio@gmail.com

raspasdefuego.blogspot.com/